Inicio del sendero

El sendero comienza en Puente Canto, último puente que permite salir y acceder de la villa.

Km 0,0. Puente Canto

En la parte alta de Ezcaray se levanta el Puente Canto. Sus 70 metros de longitud, 4 de anchura y 6 de altura, en la zona más elevada, permiten salvar el cauce del río Oja por medio de sus cuatro arcos rebajados de medio punto y distintas dimensiones.
Fue costruido en el siglo XVI y modificado en el XVIII, utilizando materiales de mamposteria y piedra sillar.
El río Oja da nombre a la Comunidad de La Rioja, siendo también denominado localmente como La Hilera, río Mayor o río Glera, este último término en referencia a las numerosas piedras o acumulación de cascajo que arrastra la corriente en días de crecida.
En su margen izquierda, antes y después del puente, se observan los 800 metros de la Vanguardia, un murallón del siglo XVI, construido en piedra de sillería con el objetivo de evitar que las frecuentes riadas inundaran el pueblo.
Te encuentras en el inicio del recorrido. Sales por la izquierda y tomas la carretera de Las Aldeas. A los pocos metros entras en el parque del río, delimitado por una valla de madera.
Estás andando por una amplia pradera acompañando al río y a numerosas especies de árboles: salgueras, sauces y saúcos en la orilla, chopos, acacias y fresnos, en la primera parte, un paseo de plátanos y arces silvestres en la zona superior, serbales, castaños de indias y algunas otras especies forestales antes de llegar al “Puente Roto”.

Km 0,5. Puente de Alandia. Puente Roto o de la cascada

El Puente Roto, antigua salida del camino a Turza, se sitúa en la margen izquierda del río Oja, quedando solamente 2 ojos de los 5 que lo sustentaban cuando fue destruido por una riada en el año 1881.
Construido en el siglo XVI con materiales de sillarejo y modificado en el XVIII, sirve en la actualidad como balcón sobre “La Cascada” que forman las aguas del Oja al salvar un desnivel de varios metros.
El río se puede cruzar por este punto desde el mes julio hasta bien entrado el otoño, si el caudal lo permite. En la margen en que te encuentras puedes ver una “escalera de peces” (escala o azud), que comunica el nivel de aguas arriba con el nivel de aguas abajo, permitiendo a los peces, principalmente truchas, moverse por el río.
De nuevo retomas la ruta y, después de traspasar un paso de personas, sales a la carretera, conocida como Paseo de Los Estudiantes. En frente verás el inicio de un camino y los paneles y flecha que indican la salida del sendero GR 190 “Altos Valles Ibéricos”.
Este Sendero de Gran Recorrido conecta Ezcaray con el GR 93 “Sierras de La Rioja” en Ortigosa de Cameros y en Villoslada de Cameros, tras recorrer 70 km, con etapas en el Monasterio de Valvanera, Viniegra de Abajo y Villoslada.
Nada más comenzar la subida desviaté al Antiguo Camino de Turza, que parte a la izquierda trazado a media ladera y sin dificultad alguna, te conectará en 500 m con la senda que te introduce en el bosque de Turza.
Los primeros metros discurren protegidos por numerosas especies de árboles y arbustos ( fresnos, cerezos, espinos albares de porte arbóreo, avellanos, arces, ciruelos, abetos, pinos, después de la escalinata arces y fresnos), con abundante vegetación en primavera.
A 380 metros la senda se convierte en camino que da acceso, desde el otro lado, a una finca privada conocida como La Nevera.
A través de una puerta de hierro se observa una singular escalinata de acceso a la propiedad, que antiguamente producía hielo en un pozo excavado en la tierra.
Continuando ruta verás a la izquierda la Ermita de Allende y La Picota o Monte San Torcuato (1014 metros), coronado por antenas, antes de llegar a un cruce de caminos.

Km 1,1. Camino de Turza

Al llegar al cruce del Camino de Turza, que más tarde utilizarás para el regreso, cambias de dirección y te embocas por la derecha a un camino que, tapizado de hierba, asciende suavemente y te introduce en el Bosque del Valle de Turza.
Pasas por un corto trecho repoblado con abetos y entras en la frondosidad del hayedo. Desechas una senda que desciende a la izquierda y a 100 metros, en el borde de la ruta, te sorprende un haya de grandes dimensiones que invita al abrazo.

Km 1,9. El Haya (Fagus sylvatica)

Su altura y su enorme tronco recto te impresionarán, si la observas hacia arriba desde su base. Al otro lado del camino se levantan otros buenos ejemplares de hayas.
La senda que sigues ocupa una antigua trocha de trabajos forestales, que se va integrando en el entorno. Después de una corta bajada entras en el hayedo y el camino se empina en los próximos 300 metros.
Salvada esta corta dificultad comienzas a descender suavemente bajo la sombra de las hayas, después de que la senda haga una cerrada curva para adaptarse a un pequeño barranco, el recorrido se vuelve llano y al poco tiempo se unirá con un camino que sube por tu izquierda.
La senda que te ha traído hasta aquí finaliza al encontrarse con un antiguo cerramiento de piedra.
Te desvías a la izquierda y desciendes por un camino encajonado hasta dar con el Arroyo de Turza.
Esta antigua vía, conocida como “Pasada Prémucha”, era el acceso a los prados de un antiguo molino que se encontraba a la derecha.
Cruzas el arroyo con precaución, aprovechando las piedras existentes, y si no te sientes seguro lo mejor será que te descalces. Una corta y suave subida te deja en el Camino de Turza
.

Km 3,1. Camino de Turza

Turza se encuentra a la derecha, a 2,4 km de distancia. Sigues el camino y el GR 93 a la izquierda, en descenso hacia Ezcaray, pasando inicialmente por un arco vegetal abovedado formado por los avellanos.
Esta especie forma interesantes bosquetes de galería, que acompañan al curso del arroyo desde su nacimiento en la aldea de Turza.
Escoltado por multitud de especies arbóreas y arbustivas, donde destaca un pequeño bosque de robles quejigos a la derecha, llegas a Peña Juta y a la parte baja del barranco de Azuya, para ir a dar a un manantial cuyas aguas atraviesan el camino.

Km 3,4. Manantial de “Correlagua”

El manantial de aguas calizas es permanente, incluso en años de sequía, e invita a refrescarte si el tiempo lo requiere.
Su origen se encuentra en el nacedero de Azulla, localizado en la cabecera de este pequeño barranco, donde se pueden encontrar interesantes formaciones kársticas, destacando alguna dolina y formaciones rocosas, entre las cuales se pueden encontrar especies como el tejo (Taxus baccata).
Sigue el camino cruzando un paso canadiense y al poco te encuentras acompañado por el agua, que utiliza el camino como cauce para ser transportada hasta las huertas.
A 1 km del final del paseo, el camino se convierte en apto para la circulación de vehículos y comienzan a aparecer, a ambos lados, las primeras huertas con sus casillas.
Vuelves a vadear otra vez el arroyo, esta vez lo harás por un puente conocido como Apia. Enseguida verás a la derecha la ermita de la Virgen de Allende, bajo La Picota.
Antes de llegar al Parque de la Estación se ven prados característicos de los paisajes cantábricos, caracterizados por los bosquetes de separación que los delimitan.
El camino desemboca en el paseo que lleva a Allende, al comienzo de la Vía Verde del Río Oja y a la Variante del GR 93 hasta Santo Domingo de la Calzada.
Giras a la izquierda y llegas a la antigua estación de ferrocarril Haro-Ezcaray, convertida en establecimiento hostelero.

Km 5,0. La Estación

Debes continuar de frente por la carretera, hasta la cascada, para entrar en el parque del río y regresar al punto de partida en Puente Canto.

Km 6,0. Puente Canto

Descargas

¿Quieres descargarte esta ruta?

Las descargas del documento de campo PDF, el archivo GPX para navegador GPS y el archivo KML para Google Earth, están únicamente disponible para usuarios registrados.

ir a descargas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies