Inicio del sendero

El recorrido lo inicias en el pueblo de Valgañón.

Km 0,0. Plaza de Valgañón

Sales de la Plaza Don Pedro Gonzalo, donde se sitúan el Ayuntamiento, la Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol y enfrente de esta “La Casa Grande”, edificio solariego que ostenta un enorme blasón en su fachada, en el centro queda la fuente.
Desciendes por la calle de la izquierda del frontón y sales en dirección a la carretera de Pradoluengo. Cruzas la vía y continúas de frente dirección al cementerio y antiguo molino.
Al llegar al cruce del cementerio giras a la izquierda, a la derecha será el camino por el que regresarás.
Te encuentras en el primitivo camino a la iglesia de Nuestra Señora de Tresfuentes.
Continúa por él durante 200 metros hasta la carretera, la cruzas y sigues por ella 50 metros a la derecha, para desviarte al Camino de San Vicente, que continúa a la izquierda.
El camino conserva en algún tramo parte del empedrado y discurre bajo un túnel de vegetación formado por árboles y arbustos de diferentes especies. Al final, a la derecha, antes de cruzar el cauce, casi siempre seco, del Arroyo de la Dehesa, se encuentran las ruinas de la Ermita de San Vicente, que da nombre a la vía.
Enlazas con una pista que seguirás a la derecha y te deja en la carretera. La cruzas y a la izquierda subes al paseo que te lleva hasta Tresfuentes.
Desde aquí accedes al merendero situado a la sombra de tilos y enormes castaños de indias, donde mana la fuente inagotable de los tres caños, al lado del ábside románico del templo.
La fuente se construyó en 1680 y su caudal medio es de 12 litros por segundo, manteniéndose estable durante todo el año.

Km 1,0. Iglesia románica de Tresfuentes. Fuente

La iglesia Parroquial de Santa Mª de Tresfuentes es un templo románico construido en el siglo XIII, en diferentes fases, como el pórtico del siglo XVI y el campanario del XVIII. Son de destacar las decoraciones de los canes del pórtico, ábside y la de las ventanas de medio punto de la cabecera.
Vuelves a la carretera y continúas por ella durante 100 m para desviarte a la pista que parte a la izquierda.
Esta dirección tiene como destino Iguareña, pero tu camino se desvía a los 750 m en un cruce con una curva cerrada a la derecha, dirección a la Fuente de las Señoritas.

km 1,9. Desvío a la Fuente de Las Señoritas

A la derecha, en el término Tabalosa, se encuentra una finca del Ayuntamiento plantada con diferentes especies de árboles, destacando los castaños, pero también hay cerezos silvestres, nogales y numerosos fresnos.
Vas por un camino sin apenas desnivel hasta llegar a la Fuente de las Señoritas.

Km 2,6. Fuente de Las Señoritas

Un caño de agua fresca y un merendero con asador y mesa bajo las hayas.
Desde aquí comienzas a ascender por el Bco. La Tejera, que te introduce en el hayedo.
Las primeras rampas de la pista son exigentes, hasta que a los 500 metros giras a la izquierda, cruzas el barranco y el trazado comienza a suavizarse.
Antes de que el recorrido cambie de dirección en una curva cerrada, te encontrarás con un haya añosa que se asemeja a un rostro humano

Km 3,6. Ent, el Árbol mágico

La similitud de esta vieja haya con los árboles mágicos de R.J. Tolkien nos traslada a los bosques encantados de El Señor de Los Anillos.
Giras a la derecha en la curva cerrada y continúas subiendo por la pista del hayedo hasta cruzar al Bco. de La Tejera.
Una bajada suave de 500 m de longitud y llegas a El Llano de Zamaquería. Cruzando las cabeceras de dos arroyos y una subida final, corta y exigente, sales del bosque hasta el límite con la comunidad vecina.

Km 5,5. Límite autonómico. Castilla y León. Burgos

Desde este punto se te abre una gran panorámica hacia el oeste donde dominan los pastizales de Pradilla de Belorado, destacando en primer término el único edificio en pie de la antigua población, su iglesia.
A la derecha se encuentra el Alto de Pradilla.
Tomas el camino que desciende hacia la carretera y antes de llegar te desvías a la derecha para cruzar la valla y llegar al Alto de Pradilla.
Cruzas la carretera y enfrente está una pequeña zona de aparcamiento. Sigue la valla a la derecha y esta te obliga a girar bruscamente a la izquierda al llegar a la esquina.
Sigue la senda bien marcada, en ascenso y alejándose de los alambres, hasta llegar a una bifurcación, en la que el camino se divide en dos.
Continúa por la derecha a media ladera, pasando por Las Majadas, con una amplia perspectiva del hayedo de Las Señoritas y del Valle del Ciloria.
Después de pasar por el pastizal del Llano de Romindia comienzas a descender, con buenas vistas de la Dehesa de Valgañón.

Km 7,4. Dehesa de Valgañón. Laguna de la Dehesa

Es una de las escasas y valiosas lagunas seminaturales de montaña, incluida dentro del Inventario Español de Zonas Húmedas.
En su supeficie de 0,86 ha y 404,84 m de perímetro se reproducen 8 especies de anfibios y 10 especies de libélulas.
La laguna está embalsada y cercada por un muro de piedra, lo que le permite mantener un nivel estable durante todo el año. Este lugar forma parte del plan de conservación de anfibios del gobierno de La Rioja.
En el espacio habitan especies como el tritón jaspeado (Triturus marmoratus), sapillo moteado (Pelodytes punctatus), sapo común (Bufo bufo), sapo corredor (Bufo calamita), rana común (Pelophylax perezi) y ranita de San Antonio (Hyla arborea).
La laguna la puedes circunvalar por cualquiera de sus lados y una vez traspasada seguir como guía por el borde derecho de vegetación y acabas en el fondo de un embudo, que es la entrada al Acebal de Valgañón.
A la izquierda hay un pequeño refugio con chimenea y un edificio para el ganado.
A mediados de mayo se realiza la tradicional subida de las vacas a la Dehesa para pasar el verano, precedida por una misa en Tresfuentes y un almuerzo. También por esas fechas se realiza la lucha de toros y una comida popular, donde cada uno sube sus alimentos y se come en grupos familiares o de amigos.

Km 8,3. Acebal de Valgañón

Sin apenas darte cuenta te has introducido en el bosque de acebos. Puedes seguir por el camino central o entrar al interior del bosque y andar bajo los ejemplares de hasta 15 metros de altura.
El acebo (Ilex aquifolium) se presenta en nuestras latitudes principalmente como un arbusto, bien en forma aislada o formando pequeños grupos.
En La Rioja encontrarás algunas acebedas en el Alto Najerilla, en los términos de Mansilla y Villavelayo, pero es la de Valgañón la que destaca por su superficie de unas 10 hectáreas, formado por ejemplares de porte arbóreo con alturas superiores a los 10 metros. El acebal forma un bosque mixto acompañado por hayas y quejigos y en menor medida por tilos y fresnos.
Al llegar al final y antes de salir tienes que torcer a la derecha, siguiendo unas marcas con puntos y círculos rojos sobre los árboles.
Cruzas por una zona abierta donde destacan algunas hayas de gran porte y a 250 metros dejas el acebal y te adentras en el robledal por una senda bien marcada. Desciende a través del bosque de quejigos con la opción de ver el árbol monumental Tilo Fallizco y la Cueva de Los Moros, que da nombre a esta tramo de senda.
Poco a poco se van alternando robles trasmochos de gran porte y a tan solo 200 m parte a la derecha una senda que te deja, en 100 metros, a los pies del singular Tilo Fallizco, catalogado como Árbol Monumental.

Km 9,1. Tilo Fallizco

El tilo, ejemplar de porte sorprendente, se asienta al abrigo de un terreno rocoso y a pesar de su delicado estado de salud te impresionará.

Especie: tilo de hoja grande (Tilia platyphyllos)
Altura: 15 m
Perímetro del tronco (1,30 m): 4,33 m
Diámetro del tronco: 1,38 m
Diámetro de la copa:13,60 m
Edad estimada: 300 años

De vuelta al camino sigues el pronunciado descenso suavizado por una senda en zigzag, bien marcada, que salva la pendiente sin dificultad.
El quejigal se aclara y te deja a la derecha excelentes vistas sobre la sierra occidental del San Lorenzo, donde destaca el pico Torocuervo (1.934 m).
Enseguida llegas a la senda que parte a la izquierda y conduce a la Cueva de Los Moros.

Km 9,4. Cueva de Los Moros

Conocida con este nombre popular, se trata de una cueva, de escasos metros, que bien parece una bocamina, situada en la solana de las faldas que descienden desde El Acebal y La Dehesa hacia Valgañón.
Vuelves a la senda y continúas descendiendo entre hermosos ejemplares de roble trasmochos, hasta que dejas el bosque y te abres a una zona de pastos.
El desnivel es fuerte en algunos tramos hasta que te adentras en una senda bien protegida por la vegetación entre fincas que desemboca en un prado que deberás cruzar de frente para salir por una puerta de somieres a un camino.
Sigues a la derecha y bajo la sombra de la vegetación cruzas el Ciloria por un antiguo puente y llegas al cementerio y antiguo molino, pronto estarás en ell punto de partida.

Km 10,9. Plaza de Valgañón

descargas

¿Quieres descargarte esta ruta?

Las descargas del documento de campo PDF, el archivo GPX para navegador GPS y el archivo KML para Google Earth, están únicamente disponible para usuarios registrados.

ir a descargas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies