Donde ver aves en Ezcaray

Buitre en rutas senderos ezcaray

Ver aves en Ezcaray es fácil al andar por nuestras rutas de Senderismo

Sus cantos territoriales, sus trinos, sus llamadas de peligro, pueden asombrarte en cualquier momento.

Ver las aves del entorno de Ezcaray es fácil. Hay veces que te sorprenderán con sus imprevistas y ruidosas salidas desde la maleza, como en el caso del Mirlo (Turdus merula),  o pasando en vuelo rasante por encima de tu cabeza, otras tendrás que camuflarte en el entorno a esperar su aparición.

Hace unas décadas por estas tierras, o por todas, era habitual y familiar la caza de pájaros de todo tipo de géneros por diferentes motivos, para el canto, para la merienda de amigos o la comida familiar, todo lo que volara, si se ponía a tiro, acababa en  la cazuela.

Los tiempos han cambiado y algunas prácticas han sido desterradas como habituales, sólo los cazadores con sus licencias correspondientes y en periodos de caza pueden abatir aves.

Siguiendo los senderos y rutas de Senderismo Ezcaray podrás observar numerosas especies de aves.

Pájaros sorprendentes como el Mirlo acuático (Cinclus cinclus), que se sumerge y bucea en los ríos y arroyos para alimentarse. Lo podrás ver desde  el Puente de la Estación, siguiendo la ruta Caminos de Ojacastro y desde el Puente Canto en el inicio de los senderos Caminos de Turza, Caminos del Monasterio, Cilbarrena y Barranco de San Miguel.

Cuando oigas un tono de instrumento de viento de madera, “puuUUH”, repetido dos veces en un tono sibilante y melodioso, para después de   1 a 4 segundos oír un “puu,puu-jo jo, HUU `Ou `Ou`Ou `Ou` Ou”, estás sin duda oyendo los ululatos del Cárabo (Strix aluco), estás dentro de su territorio.

Carabo - ver aves en Ezcaray

Difícil de observar, aunque a veces los reclamos de otras aves pueden delatarlo, y fácil de escuchar por su repetido reclamo territorial. Sus ojos del todo negros son otro de sus inconfundibles rasgos de identidad.

La Senda del Cárabo te conducirá por lugares donde es posible oír y ver su silueta, sobre todo al atardecer, cuando dan comienzo sus andanzas nocturnas en la búsqueda de roedores, su comida favorita.

El “cuco” (Cuculus canorus) es un ave fácil de identificar por su canto, que no por su aspecto, ya que es difícil de ver. Aunque puede llegar en abril, no oirás su familiar reclamo “cuc-cuu” hasta Mayo-junio.

En la comarca es conocido como “pecu” y una cuarteta, que recogió Merino Urrutia, dice así: 

Si el pecu no llega el 15 de abril, o el pecu se ha muerto, o es el año ruin

Lo podrás oír en las fechas señaladas en cualquiera de los senderos forestales.

Una vez identificado su aspecto es inconfundible: cola larga y alas puntiagudas, además de sus generosas dimensiones, son señas de su identidad.

Los buitres

Los Buitres leonados (Gyps fulvus) y una pareja de Alimoches (Neophron percnopterus), “la dama blanca del camino de las vacas”, asocian su presencia con el final de los días invernales.

Alimoche - Ave Ezcaray

Estas son las dos únicas especies de buitres que habitan en la comarca, aunque tengo referencias de mitad del siglo pasado donde el Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) aparece en algunos relatos.

Viven en los cantiles verticales, lugares inaccesibles, donde se producen “brisas de valle” ascendentes causadas por el calentamiento de las laderas orientadas al sol.

En Senderismo Ezcaray puedes seguir las rutas de La Picota y de la Peña Chasparria que cuentan con dormideros y excelentes  miradores para su observación. En ambos casos se trata de aves no reproductoras.

En ocasiones se producen asociaciones temporales muy numerosas, si el alimento es abundante, pudiendo estar varios días compartiendo dormidero y cohesionados como grupo hasta que se acabe la comida.

En estos casos el espectáculo está asegurado por las disputas y peleas que se producen por obtener un refugio para pasar la noche.

Un ave común en nuestro territorio es el Arrendajo (Garrulus glandarius), el más ruidoso del bosque, inconfundible por su estridente y ruidoso “craij”, su reclamo de alarma y también por el “piieai” similar al del Ratonero común, que puede sorprenderte en cualquier momento con una salida fulgurante haciendo slalom entre las hayas.

Ave de Ezcaray

El Arrendajo, pariente cercano de las picarazas, es cada vez más abundante. Es fácil observarlo en los hayedos, contribuyendo a su dispersión, con su incansable quehacer de enterrar los hayucos.

Cualquiera de los senderos es bueno para ver aves en Ezcaray  y escucharlas, pero en este caso, te recomiendo el sendero Caminos del Monasterio, donde este córvido es habitual entre el pinar y el hayedo.

Octubre y noviembre son buenos meses para ver las aves migratorias que sobrevuelan Ezcaray hacia sus cuarteles de invierno.

El inconfundible vuelo en migración  de la Grulla común (Grus grus), con formaciones en V o en línea diagonal y sus reclamos de muy largo alcance, es un espectáculo si te sucede andando por senderos como la Majada de Márulla, de amplios horizontes.

Otras aves que verás serán los bandos de palomas, buscando un collado por el que traspasar las montañas o un lugar para pasar la noche y la V que forman los gansos en sus desplazamientos para protegerse del viento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies